Fiordos y Canales

Paisajes de Ensueño, en archipiélagos de geografía bellamenta accidentada.

Uno de los principales atractivos de la Región de Aysén es su particular conformación. La irregularidad y desmembramiento de sus terrenos hacen de ésta una zona muy particular que no deja de sorprender a quienes la visitan, y es que sus tierras no se encuentran sólo enclavadas en el continente.

Visita el Archipiélago de las Guaitecas, la puerta de entrada norte de la región por el sector costero, allí encontrarás la localidad de Melinka emplazada en la isla Ascensión y capital comunal de las Guaitecas, esta es la localidad más antigua de la región de Aysén, que fue fundada en 1869. Desde aquí es posible conocer una variada fauna marina (ballenas, delefines, entre otros) y una exquisita gastronomía característica del litoral.

Más al sur de Raúl Marín Balmaceda, hallarás un pequeño poblado como Melimoyu ubicado entre el seno homónimo y el seno gala, en esta diminuta localidad habitan cerca de 16 familias y puedes realizar caminatas a través de bosques siempre, y contemplar el Volcán Melimoyu.

Posteriorente encontrarás el grupo de islas llamadas Islas Galas, que se ubican al sur de Melimoyu y al norte de Isla Magdalena, la principal localidad es Puerto Gala, lugar donde se filmó la película “La Fiebre de Loco”. Dentro de este grupo de islas encontrarás, las Islas Toto, Chita, Antonio Ronchi y la denominada Isla Sin Nombre.

En la isla Magdalena, se encuentra la localidad de Puerto Gaviota que destaca por sus farellones rocosos, quebradas y fuertes pendientes conforman un paisaje privilegiado. El área del pueblo es contigua al Parque Nacional Isla Magadalena, lugar donde hay termas naturales y se encuentra el volcán Mentolat.

En dirección a Puerto Chacabuco, se encuentran las Islas Huichas, que cobija tres localidades; Estero Copa, donde viven cerca de 30 familias; Caleta Andrade, una pintoresca comunidad pesquera que sorprende por la belleza de su entorno y Puerto Aguirre, un bello poblado que se caracteriza por sus estrechos fiordos, cerros que se hunden en el agua y calles cubiertas de conchas de moluscos.