Historia

Conoce nuestra historia

En el año 1520, Hernando de Magallanes divisó por primera vez estas tierras, tras cruzar el estrecho que hoy lleva su nombre. Se encontró con un litoral resquebrajado y de altísimos cerros, que hoy conocemos como Aysén, y que bautizó como “Tierras de diciembre”. Tres décadas más tarde, el conquistador español Pedro de Valdivia envió una expedición al mando de Francisco de Ulloa. Éste fue el primer navegante en desembarcar en estas tierras australes. Pero, lo que a sus ojos parecía un territorio salvaje, agreste, frío y virgen, ya estaba habitado. Allí moraban distintas tribus indígenas. En la parte continental, al norte del Estrecho de Magallanes, se asentaban los tehuelches o patagones, grandes cazadores nómades, de ojos rasgados, cuerpos robustos y piel oscura.

Se desplazaban a pie por largas distancias, ya que aún no dominaban el caballo. Con arcos, flechas y boleadoras, fabricadas por ellos mismos, cazaban guanacos, ñandúes, y huemules para alimentarse. En las costas más australes de Aysén habitaban los alacalufes, tribus canoeras que se denominaban a sí mismos como kaweskar. Más al norte, canoeros de costumbres similares y conocidos como chonos, poblaban las islas que hoy conocemos como Guaitecas. Su base alimenticia era principalmente marítima. Obtenían sus víveres cazando, pescando y mariscando en las frías aguas australes por las que se desplazaban. Lo hacían en rústicas y primitivas canoas de cortezas de árboles, preferentemente de coigües. Siglos más tarde empezaron a construir sus canoas con troncos ahuecados. Siempre llevaban un fuego encendido dentro de éstas; y las mujeres eran las encargadas de cuidarlo.

En los siglos posteriores al descubrimiento de Aysén, su historia estuvo marcada por la presencia de expediciones de distinto tipo. Primero, por misiones religiosas, como la del padre José García Alsué, quien entre los años 1766 y 1767 recorrió las tierras de Palena al sur. Posteriormente, se iniciaron las exploraciones científicas en la zona, como las encabezadas por el piloto José de Moraleda y Montero, quien a fines del siglo XVIII hizo el primer levantamiento cartográfico de Chiloé y Palena. Después vendrían Robert Fitz-Roy y Charles Darwin, quienes entre los años 1831 y 1836 recorrieron Australia, Nueva Zelandia y las costas de Sudamérica, desde Galápagos hasta Tierra del Fuego. Realizaron importantes y detalladas observaciones científicas de la Región de Aysén. A finales del siglo XIX las nueve expediciones encabezadas por el científico alemán Juan Steffens, permitieron desarrollar la cartografía de esta zona austral, la que contribuyó a su posterior colonización. A principios del siglo XX se inicia la colonización espontánea de la región. Los colonizadores eran fundamentalmente chilenos que migraron hacia Argentina, a finales del siglo XIX, y reingresaron a territorio chileno a la altura de Aysén buscando nuevas oportunidades. En los años ´30 el poblamiento se institucionaliza, y es el Estado el que comienza a dictar políticas para fomentar y normar la ocupación del territorio. Así, se comenzó a formar el Aysén que conocemos hoy.