Geografía

Conoce nuestra Geografía

En el extremo austral de Chile, sobre un terreno abrupto, irregular y heterogéneo, se encuentra la Región de Aysén, zona conformada por un territorio continental atravesado en la mitad por la Cordillera de los Andes y numerosas islas en el Océano Pacífico. Cuenta con una rica diversidad de paisajes y relieves a lo largo y ancho de su territorio.

La región tiene una superficie de más de 100 mil km.2, lo que representa casi el 15% de la superficie de Chile continental e insular. Es la tercera región más grande del país, está dividida en cuatro provincias y diez comunas. Su capital es Coyhaique, ciudad que se encuentra ubicada en la confluencia de los ríos Coyhaique y Simpson.

Geográficamente la Región de Aysén es muy compleja. Por ello, está dividida en cinco áreas de oriente a occidente:

Área Archipielágica: una prolongación de la Cordillera de la Costa, donde se encuentran los famosos canales y fiordos de la región, entre los que se sitúan las islas de Aysén y la Península de Taitao

Depresión Central: está al este de la Península de Taitao, finaliza su presencia en el Istmo de Ofqui, hasta desaparecer en el mar del Golfo de Penas.

Cordillera Andina: representa el área más importante y más grande de Aysén, está presente tanto en el territorio insular como continental. Se compone por un abrupto terreno de grandes desniveles, pocas planicies y mucha superficie cubierta por hielo.

Cordones Subandinos Orientales: una serie de cordones montañosos, constituidos en su mayoría por roca volcánica, se entremezclan con los valles y conforman un área de transición.

Relieves Planiformes Orientales: en la zona fronteriza de la región, aquí se sitúan poblados importantes como Balmaceda, ciudad donde llegan los vuelos a la Región de Aysén provenientes de Puerto Montt.

La complejidad de su terreno explica en parte por qué Aysén es una de las regiones más recientemente habitada del país. El asentamiento humano se produjo recién a fines del siglo XIX, cuando la mayor parte de Chile ya se encontraba poblado, y se concentró principalmente en la cuenca del río Aysén y en las confluencias de los ríos Simpson y Coyhaique, donde hoy se encuentra la capital regional.

La mayor parte de los inmigrantes colonizadores, provenientes de diversos sectores ubicados al oriente de la región, se establecieron a lo largo del territorio en lugares con tierras fértiles, aptas para el desarrollo de la actividad agropecuaria.
Por ello, gran parte de la población actual se concentra en la hoya del río Aysén, espacio comprendido entre las cuencas subandinas orientales y la pampa. Fundamentalmente en áreas urbanas, en las ciudades de Coyhaique y Puerto Aysén, las que están a sólo 67 km. de distancia. Por el contrario, la desmembrada costa aysenina está prácticamente despoblada. Sólo destacan pequeñas localidades isleñas como Puerto Aguirre y Melinka.