Glaciar O’Higgins

El Glaciar O’Higgins se caracteriza por la pureza de sus hielos que contrasta con el intenso color turquesa.

Descripción:
El Glaciar O’Higgins se caracteriza por la pureza de sus hielos que contrasta con el intenso color turquesa. Ademas es el cuarto glaciar más grande de toda la Patagonia.

Los visitantes no dudan en desafiar el frío con tal de observar los imponentes paredones de hielo de este hermoso y extenso glaciar de contrastes azules, el cual ha experimentado un retroceso de 15 kilómetros en los últimos 100 años.

¿Cómo llegar?
Para conocer el Glaciar O’Higgins hay que navegar el gran lago binacional O’Higgins de 1.049 kilómetros cuadrados. Se zarpa en Bahía Bahamondes, lugar distante a 7 kilómetros de Villa O’Higgins. Durante todo el año las embarcaciones recorren 90 millas naúticas entre los fiordos y canales, adentrándose por la maravillosa ruta de los glaciares, sector de una impresionante belleza escénica. La primera escala tras tres horas de viaje, está Candelario Mancilla. Un villorrio que limita con Argentina y que guarda diversas historias de los primeros pioneros.

¿Qué ver?
Desde aquí se podrá ver el lago binacional, sus islas desiertas, un gran número de glaciares y ventisqueros que se descuelgan por las laderas de sus montañas hacia los distintos fiordos, cuencas y canales.

En el lugar se puede acceder a servicios turísticos como cabalgatas, alojamiento, alimentación y realizar senderismo en bicicleta hasta la Laguna del Desierto en el sector trasandino.

¿Qué hacer?
Los visitantes pueden realizar variadas actividades de montaña, entre ellas el trekking y caminatas sobre el hielo. Iniciativas al aire libre que están permitiendo a sus visitantes recorrer y conocer sus múltiples senderos y maravillarse con la generosa geografía del lugar, compuesta por ríos, lagos, bosques patagónicos y sus glaciares.